La otra cara de Second Life

Fabio propone repensar Second Life como un espacio en el cual algunas viejas prácticas del mundo de carne y hueso parecen replicarse en lo virtual. Los invitamos a leer... y a participar en el debate acerca de Second Life! | PENT - Proyecto Educación y Nuevas Tecnologías. FLACSO Argentina.

Martes 18 de Marzo de 2008

En el útimo tiempo, hemos oído bastante sobre Second Life. Se habla de las posibilidades ilimitadas de un mundo virtual, de las posibilidades de interacción de nuestros avatares en esos mundos, y sobre la importancia, el valor económico que significa estar presente en el mundo de Second Life. Así, muchas empresas, organizaciones y hasta Universidades, tanto argentinas como extranjeras han creado sus propios espacios en el llamado, ´metaverso´ algo así como el universo mas allá de éste.

Para entender un poco el porqué de esta presencia mediática, deberíamos pensar de que Second Life es un producto de una empresa privada, cuyo objetivo es obtener ganancia. Yo no se cuál sea el plan de negocios ni la estrategia comercial de Linden Lab, la empresa dueña de este universo, pero lo que si me genera un poco de escozor, es que exista una empresa que pueda ser dueña de todo un universo. Ya no hablamos de programas cuyo código no conocemos sino que hablamos de que un universo posee normas y líneas de código que son propiedad de una empresa (aunque no faltará quien argumente -y con razón- que tanto menos sabemos del código que rige nuestro universo).

A pesar de las voces que nos hablan de este éxito rutilante de los universos virtuales, me gustaría sumar algunas reflexiones críticas (sin ánimo de ser aguafiestas) que podrían agregarse a las que encontré en Internet, que apuntaban a la cantidad real de personas que están en línea y que son usuarios recurrentes y estables. Las críticas que encontré hablaban de que el número de participantes declarados no es real ya que entre ellos hay muchos que entran solo una vez con curiosidad morbosa para ver de que se trata o que aprovechan las posibilidades de jugar y traspasarse de personalidad o de sexo con la ayuda del avatar que se construyen, pero que una vez satisfecho este interés no vuelven a participar en la plataforma.

Es verdad que Second Life nos apantalla con sus reproducciones visuales del mundo, y que nos produce una fascinación la recreación del mundo, al igual que las maquetas o el encantamiento que me producen las enormes mesas con miniaturas de trenes, estaciones y vías que se cruzan, pero esta fascinación por la maquetización no es más que un juego divertido y no la esencia de las posibilidades de interacción que la Red nos posibilita. Mis reflexiones vienen por el lado de si todo el esfuerzo de Second Life no es en verdad un contrasentido......es decir, porqué y para qué necesitamos reproducir de manera analógica nuestro universo en el metaverso digital, ¿vale la pena y es en verdad fructífero tratar de reproducir uno a uno las formas de interactuar.?... ¿no estamos perdiendo las cualidades propias del universo digital? Si una universidad monta su sede y el espacio central es un auditorio desde donde un profesor nos da una clase grabada, es esto aprovechar la riqueza o ¿estamos en verdad trasladando viejas prácticas a nuevos espacios y metaversos? (esta inmanencia de las viejas prácticas en los nuevos medios no es privativo de de SL sino de todo el espectro de la tecnología educativa)

Creo que si algo no puede ponerse en duda son las posibilidades de construcción social en red (llámese web 2.0, 3.1, 5.8 ó 32101.66 ). Hoy apenas estamos descubriendo lo que representan las TIC como soportes y plataformas de interacción, y las posibilidades las formas y el lenguaje de este nuevo universo aun está por descubrirse, pero estoy convencido de que va a ser mucho más que una reproducción del mundo que estamos (destruyendo) de este lado de la pantalla.

Licencia

Creative Commons License
El texto del artículo 'La otra cara de Second Life' de Fabio Tarasow se encuentra bajo licencia Creative Commons Attribution-NonCommercial-NoDerivs 3.0 Unported License.
Artículo disponible en:
http://www.pent.org.ar/fabiotarasow/otra-cara-second-life.

Comentarios

Imagen de Graciela Paula Caldeiro
18 Mar 2008
18:04

Creo que el entorno de Second Life tiene un problema central y es que es complejo de operar. Para diseñar objetos hay que saber algo de diseño en 3D o dedicar muchas horas a aprender a hacerlo. A diferencia de lo que sucede en otras comunidades virtuales, en donde el lenguaje escrito acelera el conocimiento del otro y los plazos, el complejo código icónico de Second Life demanda un tiempo mucho más extenso que no estamos dispuestos a invertir sobre todo cuando estamos habituados a la velocidad (en varios sentidos) que impone la interacción en red.

Me encuentro entre quienes accedieron al entorno por curiosidad: diseñé mi avatar con esmero y recorrí varios 'mundos'. Gane algo de dinero y lo gasté en indumentaria, quería saber si entendía como fabricarla yo misma. Dialogué con algunos avatares que estaban en la misma situación que yo hasta que una vendedora de bijouterie me explicó como hacer para conseguir un 'trabajo'...

Y aunque el entorno onírico y el juego de roles me resulta atractivo, y me da muchísima curiosidad observar como se construye la identidad en un sistema de tales características, creo que como plataforma de interacción no es todavía demasiado práctica, lo cual es una paradoja si tenemos en cuenta lo que hoy esperamos de una red social. Ahora, como espacio lúdico, es un gran juego. Si tuviera el tiempo necesario, tendría mi casa allí.

Imagen de Miriam Alvarez
18 Mar 2008
18:05

Los interrogantes de Fabio abren nuevos interrogantes y profundizan algunos que vengo planteándome desde hace algún tiempo.

Cuando “vemos más allᔠde lo que se muestra; lo que está detrás, lo que no se dice, lo oculto… ingresamos al plano de lo ideológico y nos preguntamos por los motivos o razones que mueven a empresas privadas -o intereses cuyo origen desconocemos- en determinados espacios públicos de transmisión. La escuela, uno de esos espacios e institución creada para tal fin, sigue aún hoy siendo uno de los blancos a considerar a la hora de difundir y promover ideas. Tal vez por eso también es un espacio de disputa de poder desde los ámbitos privados (empresas económicas, religiosas, etc.) que cada vez más avanzan y se afianzan sobre los espacios públicos.

La web 2.0 y sus diferentes espacios de visibilidad no están al margen de las ideas, intereses de una época... como otrora lo estuvieron – y permanecen aún hoy- los medios masivos de comunicación.

Pero si de visibilidad se trata… en realidad más allá de SL me preocupa, como he señalado en algunos post en mi blog, las “marcas” que vamos dejando en esta red que nos hace visibles. Paradojas que nos deja la libre expresión y las huellas que son vistas por otros… No sé si Linden Lab es “la” empresa dueña de este universo, creo que se podrían pensar estos interrogantes con anterioridad a Lindan Lab…

Los nuevos des-territorios no son nuevas estructuras, instituciones, organizaciones y sistemas orgánicos. Son en cambio entidades como las plataformas, las marcas, los no-lugares, el espacio chatarra y los sistemas cibernéticos abiertos. Y vale aquí citar al antropólogo Néstor García Canclini quien afirma, además, que “los medios de comunicación y la industria cultural en general conforman una comunidad trasnacional o desterritorializada de sujetos consumidores”. Consumidores de qué…???!!!!

Scott Lash analiza los vínculos a través del tiempo: “En la anterior sociedad industrial, las relaciones sociales se entablaban en la proximidad… eran más difusas y duraderas…, estructuradas en narraciones. La relación social era al mismo tiempo el lazo social. Hoy…, la relación social es desplazada por la comunicación… que es intensa y de breve duración… El lazo comunicacional se establece a distancia…, sus principios rectores son la intensidad, la brevedad y la ausencia de continuidad narrativa”.

En la ciudad telaraña: “Las ciudades Invisibles” Italo Calvino se pregunta “¿Qué es hoy la ciudad para nosotros? Creo haber escrito algo como un último poema de amor a las ciudades, cuando es cada vez más difícil vivirlas como ciudades. Tal vez estamos acercándonos a un momento de crisis de la vida urbana y Las ciudades invisibles son un sueño que nace del corazón de las ciudades invivibles.
A este emperador melancólico que ha comprendido que su ilimitado poder poco cuenta en un mundo que marcha hacia la ruina, un viajero imaginario le habla de ciudades imposibles, por ejemplo una ciudad microscópica que va ensanchándose y termina formada por muchas ciudades concéntricas en expansión, una ciudad telaraña suspendida sobre un abismo, o una ciudad bidimensional como Moriana”.

Y sigue…

“En Cloe, gran ciudad, las personas que pasan por las calles no se conocen. Al verse imaginan mil cosas las unas de las otras, los encuentros que podrían ocurrir entre ellas, las conversaciones, las sorpresas, las caricias, los mordiscos. Pero nadie saluda a nadie, las miradas se cruzan un segundo y después huyen, buscan otras miradas, no se detienen.

Sergio Balardini también me ayuda a seguir pensando cuando señala que “un debate que podría saldarse, por el momento, en la apreciación de hallarnos frente a una alta transparencia de la interfaz (lo que vemos en pantalla y nos invita a actuar) y la opacidad de su funcionamiento estructural (cómo funciona, cómo responde el sofá soporte): es decir, que en tanto se ve con facilidad qué se puede hacer, no se puede ver, cómo se hace. Y como no confiamos en la neutralidad de la tecnología, se abre una nueva línea de interrogantes: quién programa y qué programa. Contrariamente a lo que pueda imaginarse, esta no es meramente una pregunta técnica, sino, esencialmente política (acerca de los vínculos y la construcción del sentido), aunque también pedagógica (cómo se enseña y cómo se aprende).

Así como en el film El Gran Pez, en la obra homónima y en Second Life la necesidad de completar algunos vacíos existenciales, la búsqueda por lo lúdico en nuestras vidas, parecieran ser aspectos inherentes al ser humano.
Tanto en la literatura como en el cine se encuentran ejemplos de esta dualidad ficción-realidad. Hoy Second Life podría ser una nueva manera de soñar, de contar, de inventar..., como dice el periodista Jorge Lanata "El deseo satisfecho de ser otro".

Al igual que Fabio también estoy convencida que estos modos de relación, de prácticas de vida cotidiana van a ser mucho más que una reproducción del mundo que estamos…

http://sujetosyalfabetizaciones.blogspot.com/2007/08/second-life-realida...

Imagen de Gabriela Susana Olga Domjan
18 Mar 2008
18:06

Hola Fabio!, Hola! Stella Maris, un gusto encontarte por aquí, fuimos compañeras del curso sobre subjetividades mediáticas a cargo de Pablo Rodríguez y Hola DanielK!!!! compañero de la diplo EDUCANT (seguro ¡!!, nos veremos pronto!, y fuera de bromas a lo cordooooobés!!!!)…

Las imagenes que relacioné al encontrarme con Second Life -allá por diciembre del 2006 vía Clara Rustamova - y vía Argentonia, luego por la publicidad de la red de escuelas medias y más tarde la Universidad de la Empresa, como noticia de la CNN …- y, ahora, con el post de Fabio, siguen enlazándome con una imagen y una frase archirrepetida y multiusada : El mapa no es el territorio (Alfred Korzybski, Science and Sanity, 1933) y la imagen narrada por Borges en El hacerdor – Del rigor de la ciencia. Emecé 1960. del que cito sólo un fragmento: “EN AQUEL IMPERIO, el Arte de la Cartografía logró tal perfección que el mapa de una sola Provincia ocupaba toda una Ciudad, el mapa del imperio, toda una Provincia. Con el tiempo, esos Mapas Desmesurados no satisficieron y los Colegios de Cartógrafos levantaron un Mapa del Imperio, que tenía el tamaño del imperio y coincidía puntualmente con él...”

Pero ahora, lo enlazo con el epígrafe del texto de Duncan Watts:
“ En contadas ocasiones acabo en el lugar al que pretendía ir, pero a menudo acabo en el lugar donde tenía que estar.”
Douglas Watts -el autor de Seis grados de separación. La ciencia de las redes en la era del acceso-, toma estas palabras de un personaje –Dirk Gently de Douglas Adams, un productor británico de un serial radiofónico y de varios textos, para muchos, un genio, al combinar la ironía y el humor con las mismísimas historias de “ciencia-ficción”…- Para una parte de la población mundial, un modo de acceder a la creatividad y la imaginación y los desafíos de la nueva era tecnológica del lado del entretenimiento… y esto, frente al duro esfuerzo de aquellos que se dedican a tratar de desbrozar y comprender el mundo en que vivimos y construimos -desde las luchas y las intrigas (quien lo dudaría después de leer a Bruno Latour, y a Tony Becher)- al interior de las diversas disciplinas del campo científico, hoy más que nunca necesitadas unas de otras…
Las palabras de Dirk también referían a una cartografía –inventada- al no tener ningún mapa "¡Ja! ¿Y qué si no tienes un mapa que consultar? ¿Qué pasa si tienes un mapa pero es de la Borgoña? " Mi estrategia consiste en buscar un coche, o su equivalente más próximo, que dé la impresión de saber hacia dónde se dirige y seguirlo. En contadas ocasiones acabo en el lugar al que pretendía ir, pero a menudo acabo en el lugar donde tenía que estar. ¿Qué tiene usted que decir al respecto?...

Esa pregunta -junto a las imágenes que acabo de referir- es semejante en su interpelación –para mi– a las preguntas de Fabio, con cierta necesidad de plegarme a las afirmaciones de Stella Maris pero terminando en rebeldía a esas sensaciones, al impregnarme de las re-preguntas de DanielK…, quizás hay una especie de tercer mundo, (por ponerlo en un lugar visible) el económico, que potencia campos de fuerza que no puedo dejar de pensar, y a la vez no negarme y dejarme seducir por las potencialidades y alternativas que, una propuesta de un mundo virtual permita. Vencer, de una parte la seducción, si tenemos la estatura suficiente de encaramarnos sobre los hombros de algunos gigantes para pensar nuestro mundo…,- no sólo pienso en científicos (como el famoso dicho), pienso en pedagogos y en hombres preocupados por brindar “hospitalidad” a los recién llegados… (en clave de Hanna Arendt) … En este sentido, Un mundo Second Life, puede oficiar también de una apertura a nuevos mundos y a re-pensar la construcción de la subjetividad estilo Sherry Turkley, como así mismo llevar hacia la investigación del “pequeño mundo”…, desde este lugar, creo que hacer una disputa a favor o en contra no tendría sentido. Me inclino más por pensar en las nuevas posibilidades –quizás sin dejarme coptar tan fácilmente por términos economicos… pero tal vez, sí dejarme llevar -como en el no-mapa de Dirk, en este caso, en la aventura del pensamiento… puesto que quizás acaba de cruzarse algo lo más próximo posible al mundo que quisiera comprender... Podremos así discutir acerca de las "metáforas que usamos" y cómo ellas nos terminan "usando"... lo que vuelve a enlazar con el metauniverso desde otro lugar..., nudo gordiano?

Imagen de Daniel Ismael Krichman
18 Mar 2008
18:07

¡Vaya preguntas Fabio! ¿Estaremos en condiciones de pensar "hasta ahí"? Si bien nuestro pensamiento es indudablemente productivo, también es cierto que tiene -tal como lo conocemos- limitaciones (?) importantes. Una de ellas probablemente sea la cuestión del abordaje paradigmático: necesitamos aproximarnos a "lo nuevo" comparándolo contra algo conocido. Solamente así podemos recortarlo de la maraña de lo real (aunque en este caso estemos hablando de lo virtual), entendiendo como “real” aquello que no está simbolizado, que no está atravesado por el lenguaje, que no podemos/sabemos nombrar. Me pregunto si SL no nos estará sirviendo para eso, para que podamos, a partir de la construcción de un análogo virtual, empezar a identificar las diferencias y pensar en explotar las nuevas posibilidades.
Saludos cordiales
danielk

Imagen de Stella Maris Fernandez Lemos
18 Mar 2008
18:08

Hola Fabio, te acordás cuando en la especilizaciónn y/ o diplo,hace tanto tiempo que ya no me acuerdo, había un ejercicio en que teníamos que meternos en Second Life? : algunos compañeros y yo, decidimos no era una interacción entre personas del mundo real , conectadas por las TICs. Yo personalmente creo que dije que la vida común y silvestre era tan hermosa y a veces tan dura como para meterse en este universo virtual, que no estaba de acuerdo, por más que Lanatta tuviera una radio. Creo que las TICs deben servir para otras cosas.Comparto lo que decís. Sólo eso . Bueno, un beso para vos y todos los que hacemos este sitio.

Stella

Imagen de Luis David Tobón López
30 Sep 2008
09:26

Fabio, apenas leo este post y hacía unas semanas reposaba en los pendientes importantes. Creo que de una manera concisa, abierta y crítica logras reflexionar sobre el tema de Second Life. En las clases con mis estudiantes, y digo "mis", no con la idea de posesión, sino de afecto, intercambios y aprendizajes conjuntos. Pero bueno, con ellos, hemos debatido sobre el tema de Second Life, y nos acercamos un poco a lo que dices. El usuario generalmente vuelve a ser "lo que es cotidianamente". Es verdad que somos muchos a la vez, pero algunos rasgos de coherencia en nuestros actos nos definen. Magistral tu manera de hacer fácil un fenómeno complejo con diversas miradas.

De nuevo muchas gracias por tus interesantes posteos.

Luis David

Opciones de visualización de comentarios

Seleccione la forma que prefiera para mostrar los comentarios y haga clic en «Guardar las opciones» para activar los cambios.