Oportunidades y riesgos del programa Una Laptop por Niño (OLPC)

¿Qué tipo de aprendizaje sugiere el programa de Negroponte? ¿Cuáles son los roles para los alumnos y los docentes en dicho entorno? ¿Qué perspectivas tiene el programa OLPC para generar inclusión en países como Argentina y qué se debería tener en cuenta en caso de implementarlo? ¿Qué tipo de software utilizan las laptops y por qué no necesitan electricidad? Estas preguntas fueron abordadas por dos expertos internacionales, el californiano Brian Goldfarb y el canadiense Warren Crichlow, durante el workshop “Pedagogía Críticas Digitales”, que tuvo lugar el martes 22 de mayo de 2007 en el Auditorio de FLACSO, Buenos Aires. | PENT - Proyecto Educación y Nuevas Tecnologías. FLACSO Argentina.

Domingo 27 de Mayo de 2007

¿Qué tipo de aprendizaje sugiere el programa de Negroponte? ¿Cuáles son los roles para los alumnos y los docentes en dicho entorno? ¿Qué perspectivas tiene el programa OLPC para generar inclusión en países como Argentina y qué se debería tener en cuenta en caso de implementarlo? ¿Qué tipo de software utilizan las laptops y por qué no necesitan electricidad? Estas preguntas fueron abordadas por dos expertos internacionales, el californiano Brian Goldfarb y el canadiense Warren Crichlow, durante el workshop “Pedagogía Críticas Digitales”, que tuvo lugar el martes 22 de mayo de 2007 en el Auditorio de FLACSO, Buenos Aires.

El encuentro estuvo centrado en la participación, la democratización del aprendizaje y en cómo construir nuevos formatos de información permanente. Para todos aquellos que no pudieron asistir al evento, le hacemos llegar fragmentos del debate y la posibilidad de escuchar la totalidad del evento, bajando el archivo de audio aquí:

Pimera parte - 8.6 Mb

Segunda parte - 12.9 Mb

 

Introducción

Judith Faifman, Grupo de Investigación y Diseño en Culturas Digitales, FADU-UBA

Expositores:

Brian Goldfarb, artista digital, curador y profesor del Departamento de Comunicación de la Universidad de California, San Diego

Warren Crichlow, profesor de Educación y Estudios Culturales en la Universidad de York, en Toronto


Introducción:

Judith Faifman, Grupo de Investigación y Diseño en Culturas Digitales, FADU-UBA

“Quiero agradecer a Alejandro Piscitelli la oportunidad de formar parte de los primeros grupos de trabajo que empiezan a pensar juntos esta experiencia nueva que es OLPC. Nuestro grupo en investigación en pedagogías y culturas digitales… viene trabajando hace casi una década las oportunidades que brinda el incorporar distintos sistemas de representación en los espacios educativos tanto formales como no formales… Sentimos que coincidimos con la postura… que muestra la debilidad [del enfoque] que pretende distribuir esas laptops sin ningún tipo de foro de intercambio entre los docentes. Nosotros no pensamos de ninguna manera que la formación docente para la implementación de la OLPC tiene que ser formación de transferencia de conocimiento sino que comprendemos que tiene que convertirse en un espacio que genere oportunidades de explorar las oportunidades de este dispositivo en el aula. Hay muchos riesgos en juego, empezando por el hecho de que los docentes en nuestro país… están recargados de un peso increíble dentro de las aulas por un conjunto de problemáticas muy complejas y el riesgo de que esas laptops lleguen al aula para convertirse en una carga más cuando en realidad nuestra experiencia nos orientaría a pensar que se trata de reducir la tarea burocrática del aula y devolver al docente al papel de intelectual creador. Algo de eso es lo que vamos a compartir esta mañana con Warren Crichlow y Brian Goldfarb.”

Expositores:

Brian Goldfarb, artista digital, curador y profesor del Departamento de Comunicación de la Universidad de California, San Diego

“El programa OLPC es mucho más que una oportunidad de instruir chicos, es una oportunidad para reforzar el poder y la influencia de los maestros y la comunidad, conectando a los chicos con la escuela… y a la comunidad. Tenemos que pensar no a una laptop por chico, sino a las laptops como puentes entre las escuelas y las familias y a las escuelas con otras instituciones. Para ello necesitamos otra formación para los maestros… necesitamos algo más integral y con ideas de cambio de la función del aula de clase, de los maestros y de la familia, teniendo en cuenta el crecimiento de tareas para el educador y los padres.”

“Hay algo que siempre ha sido real: la mayoría del aprendizaje no ocurre en las escuelas. Este proyecto nos permite pensar en forma nueva y… en qué forma las escuelas son relevantes… Una de las principales corrientes de la pedagogía crítica es reforzar el deseo de aprender que ocurre afuera de la escuela al reconocer el conocimiento y la experiencia de los estudiantes... Por eso creo que la laptop es importante precisamente porque la gente más joven tiene más conocimiento sobre [ella] que los propios profesores, lo que puede producir mucha ansiedad en los profesores. De esta forma un entrenamiento para profesores tiene que reconocer y trabajar desde esto desde el principio”

“No será claro el valor de este programa hasta que los niños y los maestros empiecen a utilizarlo. No será algo que se vaya a traer del exterior, sino que será algo que se va a actualizar entre los estudiantes, los padres y la familia, las escuelas locales y la comunidad. Por un momento me gustaría invitarlos a pensar en las computadoras no como computadoras sino como un instrumento valioso… Y según el paradigma de Negroponte, el niño tendría propiedad de esa laptop en vez del padre o el maestro. Aquí tenemos un conflicto. Es como decirle a los niños que ya tienen cierto poder sobre sus padres y sus maestros. De esta forma tenemos que romper o alejarnos de la ideología que presenta el [website oficial de] este programa que describe a los niños como inocentes y sin maldad.”

“Creo que también deberíamos apreciar algunas de las cosas que este programa intenta ofrecer… intenta hacer más democráticas las relaciones de poder no sólo dentro del salón de clases sino en comunidades y regiones. Y también, de la misma forma que pienso que las tecnologías no pueden asegurar cambios en las relaciones sociales, ciertamente encarnan tendencias y tenemos que trabajar con ellas. Tenemos que darnos cuenta que parte del programa tienen que ver con el marketing y ver qué aspectos de ese marketing nos pueden ayudar.”

“Creo que es muy importante entender bien la función que tienen el caos y conflicto o desorden. Tal vez, uno de los peligros en un proyecto como [el OLPC] es pensar que nosotros sabemos cómo se va a ver una integración exitosa de este proyecto en las escuelas. Digo esto porque creo que es el mecanismo crítico que siempre ha estado sobre las espaldas de los docentes. Que siempre se emitiría juicio sobre lo que pasaba en sus aulas... El aprendizaje real o verdadero no se ve muy ordenado, sin embargo los docentes siempre se preocupan sobre los que los otros pueden llegar a pensar cuando sus alumnos están aprendiendo y el aula está en pleno desorden. Y el uso de las nuevas tecnologías es particularmente desordenada. Yo les puedo garantizar que no va a funcionar nada [risas] por lo menos durante los primeros tres o cuatro años. Lo más valioso, lo más importante va a ser que los chicos van a estar aprendiendo cosas y tratando de enseñárselas a los docentes… Creo que vamos a tener que pensar en esta situación [en el caso de que] mil millones de computadores aterricen como extraterrestres aquí en Argentina y en cómo puede verse la formación docente en vísperas de ese acontecimiento. No vamos a estar preparados, ni siquiera deberíamos pensar en que queremos que estar preparados, pero bueno, tenemos que ver esto como una oportunidad y creo que la noción de que podamos dar cierta orientación sobre cómo se pueden utilizar estas máquinas de antemano va a ser menos importante que pensar… en mecanismos de intercambio entre docentes y entre ellos y los estudiantes durante los primeros años.”

“La introducción de las computadoras no debería empezar con los aspectos técnicos sino con las cuestiones sociales que están involucradas… Antes de empezar a hablar sobre la interfaz y para qué se utiliza, debemos pensar en primer lugar en otras condiciones que tienen que ver con la vida de todos los niños que las usarán. Este es un tipo de oportunidades que esta iniciativa ofrece porque desde el principio, nosotros pensamos que este es un mecanismo con herramientas que permiten entender que el aprendizaje no se da sólo en el aula y que las cosas importantes para ese aprendizaje no sólo aquellas que vemos en los libros.”

Warren Crichlow, profesor de Educación y Estudios Culturales en la Universidad de York, en Toronto

“En cuanto a OLPC, nuestra observación con respecto al profesorado, es que vivimos en un mundo de cambios sorprendentes, de nuevas comunidades, redes, materiales, tecnologías, de contenido cultural y comercio, y la búsqueda de una clase sin precedentes... Al mismo tiempo, en Toronto y en otras ciudades alrededor del mundo como Buenos Aires, estamos al tanto de las disparidades crecientes, del aumento de la miseria, de la falta de esperanza y la violencia. Sin embargo, las preguntas se mantienen, ¿de qué forma podemos crecer y enriquecernos a nosotros mismos y a nuestras comunidades?”

“No creo en soluciones mágicas y hace tiempo que acepté… pensar a la educación como el principal elemento igualizador. Sin embargo, desde mi perspectiva, el OLPC ofrece una oportunidad de crear nuevas comunidades, redes y nuevos materiales… Pero como todo lo hecho hasta ahora, vamos a necesitar un gran sentido de generosidad, de tolerancia, un sentido de aventura para poder hacer de algo que ya existe, de una tecnología que ya existe, de algo que está vivo, que responde y que es dinámico, una práctica responsable en tiempo real, en un mundo impredecible. En un proyecto de este tipo va a haber cierto caos y algunos resultados negativos pero esto no se trata de caos y resultados negativos. ¿Desde cuándo la educación no es conflicto?”

“Voy a decir dos cosas. [En primer lugar,] la computadora portátil provee una oportunidad para crear una zona colaborativa en las escuelas, un lugar creativo para que podamos estar comprometidos de corazón sobre los últimos acontecimientos o desarrollos sin alejarnos de las posibilidades utópicas que todavía se encuentran posibles. En segundo lugar, la independencia de cualquier tecnología particular, siempre pienso que el bolígrafo es una tecnología… Nuestras preguntas reales deben seguir enfocadas en lo que las tecnologías significan para el aprendizaje, en qué forma impactan en el aprendizaje… de qué forma se mantiene la imaginación, la capacidad para soñar, la capacidad para tener aspiraciones. Para poder pensar o trabajar bien con una computadora portátil, tenemos que tener presentes frente a nosotros esos elementos, no es sólo la tecnología que [se nos] presenta, es el futuro del aprendizaje que todavía puede ser posible.”

“Con mi equipo estamos tratando de reconceptualizar la formación docente sin dejar de ser concientes del cambio y la incertidumbre. A fin de dar respuesta a estos nuevos cambios y nuevas demandas dentro de la enseñanza y aprendizaje, nosotros vemos a la tecnología como una herramienta, solamente como una herramienta. En mi facultad, tratamos de tomar un enfoque de tres patas. La primera pata es lo que llamamos pre-servicio, es decir, la formación de los futuros docentes en las escuelas de grado y posgrado (en escuelas tradicionales y escuelas comunitarias) haciendo énfasis en la práctica más allá de los centros de enseñanza formal… La segunda pata está relacionada a lo que ocurre en servicio, es decir que desde la universidad nos conectamos con aquellos docentes que ya están trabajando en las escuelas, que ya llevan el peso de la tarea diaria. Entonces tratamos de desarrollar una actividad de desarrollo profesional que no necesariamente esté vinculada a obtener créditos o un título pero que consista en cursos presenciales y en línea… La tercera pata es la formación de nivel de posgrado. Una vez más debemos decirle a los docentes que su tarea no sólo es intelectual sino que es importante… Necesitamos construir institutos como este para poder tener una combinación de trabajos con seminarios y cursos con ámbitos de discusión para debatir programas como ULPC.”

“Estos tres elementos deben ser tenidos en cuenta cuando uno piensa en extender este tipo de iniciativa en un contexto nacional o llevarla a un ambito de una ciudad, como por ejemplo Buenos Aires. [Aquí] se necesita de un pre-servicio muy intenso… para modificar la forma en que se imparte la formación docente. También es importante que dicha iniciativa se extienda a los ámbitos donde los docentes están trabajando en las aulas. Que se pueda llegar a ellos para darles la oportunidad de no sólo de aprender y de hacer investigación sino de aplicar dicha investigación en las tecnologías que se presentan en OLPC. Finalmente, OLPC tiene que ser parte de los estudios de posgrado y de la vía de generación, producción y conocimiento en dicho nivel. Debe ser una manera continua donde la universidad puede conectarse con los docentes y otros profesionales.”

Más sobre el mismo evento: Taller sobre Culturas Digitales

Judith Faifman (izquierda), Brian Goldfarb (centro) y Warren Crichlow (derecha)

 

Judith Faifman (izquierda), Brian Goldfarb (centro) y Warren Crichlow (derecha)

Licencia

Creative Commons License
El texto de la nota 'Oportunidades y riesgos del programa Una Laptop por Niño (OLPC) ' de Proyecto Educación y Nuevas Tecnologías se encuentra bajo licencia Creative Commons Attribution-NonCommercial-NoDerivs 3.0 Unported License.
Nota disponible en:
http://www.pent.org.ar/novedades/oportunidades-riesgos-del-programa-una-laptop-por-nino-olpc.

Vía Facebook